Blog

Durante las últimas semanas te hemos dado algunos consejos para ser todo un maestro o maestra del ahorro y la eficiencia energética en diferentes ámbitos de tu hogar, ya sea en la cocina como en la iluminación o en la calefacción.

Hoy queremos ponértelo más fácil: aquí tienes una lista con los 50 mejores consejos que recibirás para ahorrar energía:

 

  1. Apaga las luces siempre que no estés o no vayas a estar en una estancia por un periodo prolongado.
  2. Aprovecha la iluminación natural, sobre todo los meses de primavera y verano, manteniendo las persianas y las cortinas abiertas.
  3. Utiliza diferentes grupos de luz en las estancias, sobre todo las amplias para iluminar sólo el espacio que estés utilizando.
  4. Para los lugares de lectura, la luminosidad requerida es de 500 lúmenes por metro cuadrado.
  5. Fíjate en la etiqueta energética al comprar bombillas y si puedes, elige aquellas que tengan una clasificación A o B.
  6. Deshazte de las bombillas incandescentes y halógenas que tengas por casa.
  7. Limpia de vez en cuando las bombillas si no lo haces con frecuencia: ya verás como ganas iluminación.
  8. En aquellas estancias que necesitan más tiempo de iluminación artificial, como las cocinas o los trasteros o garajes que se utilicen como lugar de trabajo, te recomendamos utilizar tubos fluorescentes ya que son ideales.
  9. Utiliza detectores de presencia para encender y apagar luces en lugares como las escaleras, el garaje etc.
  10. Mantén una temperatura entre 3 y 5º para la nevera y -18 y -15 en el congelador.
  11. No abras la nevera con frecuencia.
  12. No introduzcas alimentos muy calientes en la nevera, pues esto hará que suba la temperatura.
  13. Evita la formación de escarcha en las neveras pues puede aumentar un 30% el consumo energético.
  14. Aleja la nevera del horno y otras zonas calientes.
  15. Aleja la nevera de la pared para disipar su producción de calor.
  16. No llenes la nevera en demasía.
  17. Comprueba que las gomas de la nevera está en buenas condiciones para evitar fugas.
  18. Comprueba también las gomas de los hornos, para que no se escape el calor.
  19. Aprovecha el calor residual del horno para acabar la elaboración en los últimos minutos.
  20. Si la receta lo permite, no precalientes el horno.
  21. Tampoco abras el horno en demasía para comprobar la cocción.
  22. Tapa las cazuelas y ollas al cocinar,
  23. Utiliza la olla a presión sobre todo en cocciones largas.
  24. Utiliza sartenes y ollas del tamaño adaptado a cada fuego.
  25. Aprovecha el calor residual de los fogones, sobre todo si tienes cocina eléctrica o vitrocerámica.
  26. Cocinar con microondas es ideal ya que consume un 70% menos que un horno.
  27. Nunca uses el horno para calentar o para descongelar
  28. Si vas a cambiar de horno, ten en cuenta que los de gas son los que menos gastan y búscalos con doble cristal ya que conservan mejor el calor.
  29. A la hora de lavar los platos, usar el lavavajillas a plena carga ahorra más que lavar a mano.
  30. De todas formas los lavavajillas son uno de los electrodomésticos que más energía consume, por lo que úsalo solo cuando esté lleno.
  31. Mantén constante una temperatura confortable en tu casa. Cada grado que el consumo aumenta un 5%.
  32. Aprovecha las horas de luz para calentar la casa.
  33. Purga los radiadores.
  34. Revisa y limpia las calderas.
  35. El doble cristal puede llegar a reducir hasta un 50% la pérdida de calor.
  36. Utiliza burletes aislantes en las puertas para reducir el 5% que suponen como pérdida de calor.
  37. No utilices cubrerradiadores para disimularlos pues implican un mayor consumo, así como no los cubras.
  38. Separa la ropa antes de lavarla por suciedad.
  39. Utiliza la lavadora siempre cargada y no a medias
  40. Cuando tengas que renovar algún electrodoméstico, decándate por aquellos que tengan una clasificación energética A.
  41. Evita dejar electrodomésticos en stand by. Apágalos y desconéctalos cuando no los uses.
  42. Utiliza programas de media carga siempre que no la puedas cargar
  43. Utiliza el ciclo más corto de lavado siempre que sea posible.
  44. La mayor parte de la energía de una lavadora se utiliza para calentar el agua. Por lo tanto, utiliza ciclos fríos siempre que puedas.
  45. Usa la secadora sólo cuando sea indispensable.
  46. Si estás acogido a la tarifa eléctrica regulada, adáptate a las horas en que la luz es más barata y evita el centro del día (entre las 12-22 horas)
  47. Si llenas el lavaplatos en vez de usarlo a media carga, utilizarás un 40% menos de agua ya que se evita ponerlo en marcha varias veces, y ahorrarás un 10% de energía.
  48. Adapta el lavaplatos a los diferentes ciclos que existen
  49. Coloca los platos más grandes en la parte inferior del lavavajillas ya que ayudarás a que el lavado se distribuya mejor.
  50. Mantén limpio el lavavajillas pues, aunque no lo creas, ahorra energía.
En la página web de Intelec Ingeniería Energética utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.