Blog

Aunque no lo parezca, dos de los electrodomésticos que más consumen en un domicilio común tienen que ver con la higiene y la limpieza: la lavadora y el lavavajillas. La suma de ambos puede llegar a suponer ¡entre el 15 y el 20 por ciento de nuestro consumo!

Continuamos con nuestra serie de artículos dedicados al ahorro y eficiencia energética con unos trucos sencillos para reducir tu factura en el consumo del lavavajillas y la lavadora:

 

Cómo ahorrar energía en la lavadora

Esta última supone un gasto de entre el 8 y el 12 % de tu factura mensual al que le tienes que añadir, por supuesto, su parte correspondiente en agua. Pero no te preocupes, si pones en práctica estos consejos, seguro que lo verás reflejado en tu factura.

  • Antes de poner una lavadora, acostúmbrate a evaluar el grado de limpieza que necesita la ropa: no es lo mismo la ropa que se utilizo para jugar al fútbol en un campo embarrado que la del día a día.
  • Acostúmbrate también a utilizar la lavadora totalmente cargada (pero no sobrecargada). Reducirás el consumo de energía, de agua, de detergente y, además, alargarás la vida del aparato.
  • Si no te queda más remedio que no esperar a que esté llena, utiliza programas de media carga
  • Utiliza el ciclo más corto de lavado siempre que sea posible. Solemos pensar que los ciclos largos son mejores pero realmente no los necesitamos salvo que la ropa esté muy sucia
  • La mayor parte de la energía de una lavadora se utiliza para calentar el agua. Por lo tanto, utiliza ciclos fríos siempre que puedas Eso sí, para el aclarado, usa agua fría pues el resultado es el mismo que en las altas
  • Si tienes secadora, úsala solo cuando sea indispensable ya que, con un buen centrifugado ahorrarás más
  • Si estás acogido a la tarifa eléctrica regulada, adáptate a las horas en que la luz es más barata y evita el centro del día (entre las 12-22 horas)

Cómo ahorrar energía en el lavavajillas

La mayor parte de los lavavajillas son eficientes: están hechos para ahorrar, sobre todo en el consumo de agua ya que puede llegar a suponer un 10% menos. De todas formas, un uso incorrecto puede llegarnos a malgastar bastante dinero en consumo eléctrico ya que es uno de los electrodomésticos que más consumen.

  • Si llenas el lavaplatos en vez de usarlo a media carga, utilizarás un 40% menos de agua ya que se evita ponerlo en marcha varias veces, y se ahorrarás un 10% de energía.
  • Elige bien la duración y el programa adaptado a la cantidad de platos, vasos u demás, así como la suciedad presente. Si es necesario, pásales un agua fría antes de introducirlos para poder acortar el lavado.
  • Coloca los platos más grandes en la parte inferior del lavavajillas ya que ayudarás a que el lavado se distribuya mejor.
  • Mantén limpio el lavavajillas, especialmente los filtros. Los programas ECO suponen un ahorro de más del 40% si se realizan programas automáticos a 65º.

 

¿Practicas algún truco más para ahorrar energía con la lavadora y el lavavajillas?

En la página web de Intelec Ingeniería Energética utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.