Blog

En la madrugada de este sábado, por arte de magia (y por nuestra pericia con las manecillas), tendremos una hora más para dormir o para disfrutar de la noche, quien pueda...

Cada año en nuestro país cambiamos dos veces la hora de nuestros relojes: una en primavera para adaptarnos al horario de verano y otra en otoño para prepararnos para el invierno. Lo que tal vez no sepas es que este cambio es relativamente reciente: la medida se institucionalizó en 1974 tras la gran crisis del petróleo, cuando algunos países, entre los que se encontraba España, decidieron adelantar sus relojes en primavera y retrasarlos en otoño para aprovechar mejor la luz del sol y gastar menos electricidad en iluminación.

Aquí reside el principal argumento para defender que el próximo domingo 30 de octubre vivamos un día de 25 horas: el ahorro energético. Pero hay también quien está radicalmente en contra de este cambio. Te exponemos los principales argumentos de uno y otro bando.

 

Argumentos a favor del cambio horario

  • Ahorro energético: Al adelantar la hora del amanecer, se aprovecha mejor la luz natural al hacer coincidir el día con el horario laboral. Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), el ahorro estimado de energía en los cambios de hora sería del 5%.
  • Ahorro económico. Según el propio IDAE, este ahorro energético se traduciría en 300 millones de euros menos de gasto energético.
  • Coincidencia con los países del entorno, ya que los países de nuestro entorno europeo realizan también el cambio horario.
  • Nuestro organismo también lo agradecerá: los defensores del cambio horario argumentan que, al anochecer antes con el cambio horario, hay menos horas de luz y se segrega más melatonina, algo que nos ayudará a conciliar el sueño.

Argumentos en contra del cambio horario

  • El ahorro energético y económico es insignificante, sobre todo en un país como España, con unos horarios laborales muy amplios y con jornadas laborales que se prolongan mas allá de las 17:00 o 18:00 como en muchos países europeos. De hecho, según algunos estudios, el consumo que se puede llegar a ahorrar por las mañanas, se desperdicia por las tardes.
  • Menor productividad. Según algunos estudios, el que hecho de que anochezca antes provoca cambios conductuales en las personas que prolongan su jornada laboral después del ocaso, como fatiga, o falta de concentración lo que incide en el rendimiento laboral y, por tanto, la producción.
  • Nuestra salud se resiente: los cambios horarios provocan, sobre todo en niños y ancianos, cambios en los hábitos que, a pesar de que son transitorios, pueden prolongarse durante días e incluso semanas. Además, al disfrutar menos la luz del sol, físicamente pueden producirse trastornos digestivos e incluso un estudio del año 2008 describía un nexo de unión entre este movimiento y el aumento en los infartos en los días posteriores.

Y tú, ¿estás a favor o en contra del cambio horario?

En la página web de Intelec Ingeniería Energética utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.