Blog

Si has estado atento a este blog durante las últimas semanas, habrás visto cómo puedes ahorrar energía de forma sencilla con la iluminación de nuestro hogar, con la calefacción y en la cocina, todas ellas formas detectables a simple vista. Pero hoy te descubriremos un consumo que tal vez no sepas que haces pero que llega a ser más de una décima parte de tu factura mensual: el consumo fantasma.

¿Qué es el consumo fantasma?

Todos los aparatos electrónicos que hay en un hogar disponen de un transformador que adapta el voltaje de los 230V de la red a los que necesita el aparato. Esta adaptación se hace a través de bobinas, una de ellas siempre conectada a la red que produce un consumo debido a la resistencia de la bobina.

A ello se añade que hoy en día la mayor parte de los aparatos cuentan con indicadores (pilotos de luz, relojes, pantallas etc.) que también consumen electricidad, por muy pequeña que sea.

Por tanto, el consumo fantasma podemos definirlo como la parte de consumo de electricidad de los aparatos electrónicos que están siempre conectados a la red preparados para ser usados.

¿Cómo puedo evitarlo?

Vamos echar un ojo a un hogar común en cualquier momento del día: ordenador, monitor, impresora y los altavoces; televisión con el DVD y la TDT; minicadena, despertador, diferentes cargadores (uno por móvil y por tablet), modem, teléfono inalámbrico, ordenador portátil y cargador; en la cocina, el microondas, el horno y los cargadores de los diferentes aparatos…

Cada uno de estos aparatos conectados preparados para funcionar, en stand by, podría llegar a consumir unos 5W por hora. ¡Multiplica por todos aquellos que tienes conectados! ¡Y ahora, por los 365 días que tiene un año!

Por separado puede parecer que es un consumo pequeño que podemos pasar por alto, pero si sumamos todos los aparatos eléctricos podemos ahorrar más de 100 euros al año. Para evitarlo, te recomendamos estos sencillos trucos:

  • Apaga y desenchufa todo electrodoméstico que no vayas a utilizar durante un período prolongado de tiempo
  • Usa regletas con interruptor para poder apagar un conjunto de aparatos que no necesitamos que estén conectados siempre, como puede ser el ordenador, la impresora y los altavoces, por ejemplo
  • Usar temporizadores para desconectar automáticamente aparatos que no utilicemos durante un tiempo prolongado todos los días, por ejemplo, por las noches o si la casa está deshabitada unas horas durante el día.
  • Utilizar regletas con eliminador de Stand By. Aunque son un poco más caras que las normales, incuyen un sistema muy atractivo que detecta cuando el dispositivo principal conectado se apaga y de forma automática deja de enviar energía a los periféricos. Por ejemplo, si se configura una televisión, corta la energía del dvd, la TDT o la televisión digital que tengamos etc.
En la página web de Intelec Ingeniería Energética utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.