Blog

¿Has puesto en práctica nuestros consejos para ahorrar energía en calefacción o en la iluminación de tu hogar? Enhorabuena, ¡estás en la senda de la eficiencia y del ahorro!

Hoy nos centramos en uno los centros de placer de tu casa y no nos referimos al dormitorio… Te presentamos 15 trucos con los que ahorrar energía en tu cocina.

 

Uno de los elementos a los que más atención debes prestar en tu casa y no solo en la cocina es la nevera. ¿Sabías que el frigorífico llega a representar el 10 y el 15% de toda la energía que consumes? Sí, ¡hasta un 15%! Y este porcentaje puede ser mayor si la abres con frecuencia, si introduces comida aún caliente o si está situada cerca del horno u otros elementos que hagan que tenga que aumentar sus prestaciones.

Por tanto, si quieres reducir tu consumo o mantenerlo a raya, sigue estos consejos:

  • Mantén una temperatura entre 3 y 5º para la nevera y -18 y -15 en el congelador.
  • No abras la nevera con frecuencia y si has de abrirla, hazlo el tiempo justo y necesario.
  • No introduzcas alimentos muy calientes, pues esto hará que suba la temperatura y, por tanto, que trabaje en demasía.
  • Evita la formación de escarcha o retirarla cuando ésta se produzca, pues una formación de 5 milímetros de espesor aumenta en un 30% el consumo energético.
  • Aleja la nevera del horno y otras zonas calientes (caldera, etc.).
  • La nevera debe mantener cierta distancia con la pared para que se disipe el calor que produce su funcionamiento.
  • En la nevera, el tamaño también importa: es preferible tener una nevera pequeña llena que una grande y vacía, así que si prevees cambiar de electrodoméstico, adáptalo a tu perfil de consumo (familias grandes o pequeñas).

Otros de los elementos que más electricidad consumen son la cocina y el horno ya que es un elemento central en nuestra actividad diaria. Por eso te recomendamos que hagas lo siguiente:

  • Tapa las cazuelas y ollas al cocinar, especialmente cuando comiences a hervir algo, ya que de esta forma se calentará el líquido antes y además la pérdida de calor será menor.
  • Si tienes una olla a presión, es hora de que comiences a utilizarla sobre todo para cocciones largas ya que, además de reducir los tiempos, ahorrarás energía.
  • Utiliza sartenes y ollas del tamaño adaptado a cada fuego: no uses el fogón grande para una olla pequeña ni a la inversa, pues consumirás más de lo necesario.
  • Aprovecha el calor residual de los fogones, sobre todo si tienes cocina eléctrica o vitrocerámica, para culminar los platos.
  • Hoy en día los hornos tienen incorporada alguna luz: evita en la medida de lo posible abrirlo pues al hacerlo la temperatura puede llegar a bajar entre un 10 y un 20%, por lo que necesitará más energía para volver a subir.
  • Si la receta lo permite, evita precalentar el horno y también puedes apagarlo unos minutos antes de finalizar para aprovechar el calor residual
  • ¿Sabías que el microondas gasta un 70% menos de energía que un horno convencional?

Por último, un consejo que no debes nunca olvidar: si tienes que comprar un electrodoméstico nuevo, fíjate en la etiqueta eficiencia energética y apuesta por electrodomésticos con sello A+++. Aunque sean más caros, a la larga acabarás ahorrando.

En la página web de Intelec Ingeniería Energética utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.