Blog

Las aceitunas son magníficas como aperitivo tomando un vermú, están llenas de vitaminas y ácidos esenciales como omega-3; y ya no os contamos lo que pensamos sobre nuestro mejor embajador, el AOVE, del que estamos infinitamente orgullosos y que tiene una infinidad de aplicaciones culinarias, a parte de ser un producto reconocido internacionalmente.

Pero tal vez desconozcas una de las más novedosas y también provechosas utilidades que está revolucionando la energía procedente de la biomasa: uno de sus subproductos, el hueso de aceituna, ese que desprecias y que algunos utilizan para batir récords de lanzamiento… ¡es un combustible de unas características casi inmejorables!

 

Los huesos de aceituna están están cobrando cada vez más importancia como biomasa para para obtención de energía gracias a sus características excelentes por su elevada densidad, su humedad en torno al 13% y un alto poder calorífico: entre 4.853 kcal/kg y 4.570 kcal/kg en base seca.

Esta importancia es mayor en lugares como el nuestro. ¿Sabías que en una campaña media se producen alrededor de 6 millones de toneladas de aceitunas? Tomando que el hueso representa un 15%, se obtienen cada año más de 450.000 toneladas de hueso de aceituna, que hasta hace bien poco se desechaban y ahora contribuye a dar valor añadido a nuestros olivares.

Sus ventajas no quedan sólo ahí: al ser biomasa, comparte todos sus beneficios, especialmente el ahorro económico y la reducción de gasto energético que supone a respeto de los combusibles fósiles, además de ser un producto nuestro por los cuatro costados.

¡Seguro que ahora mirarás con otra cara a los huesos de aceituna!

En la página web de Intelec Ingeniería Energética utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.