Blog

En Intelec Ingeniería no solo apostamos (y evangelizamos) por las energías renovables (biomasa, fotovoltaica...) sino que queremos que ahorres en tu factura eléctrica, ya seas un particular o un profesional.

En nuestros más de 10 años de experiencia hemos desarrollado proyectos de eficiencia energética en distintos sectores, lo que nos ha permitido conocer con exactitud a nuestros clientes y ofrecerles siempre la mejor solución y la más eficiente.

Nuestro mayor logro es ese: ayudaros a ahorrar. Y por este motivo lanzamos una serie de post en nuestro blog podrás encontrar algunos consejos de lo más sencillos y prácticos para ahorrar energía dependiendo del tipo de empresa. En la entrada de hoy nos centramos en los pequeños comercios y en las oficinas.

 

Cómo ahorrar energía en un pequeño comercio

Los pequeños comerciantes son, como dice el dicho moderno, unos de esos héroes que no llevan capa: gestionar pedidos, hacer inventario, reponer, limpiar, atender clientes... y día tras día. Es normal que esta cantidad de esfuerzo diario lleve a dejar de lado cosas que no son prioritarias, aunque importantes como puede ser el ahorro energético.

La factura eléctrica es uno de los quebraderos de cabeza para los propietarios de pequeños comercios. Sin embargo, a pesar de que suelen vigilar muy de cerca el consumo, suelen olvidar una parte fundamental: la potencia contratada.

Uno de los principales errores que nos solemos encontrar como especialistas en los pequeños comercios es tener más potencia contratada de la que se necesita, especialmente en aquellos locales que pasaron por diferentes manos y variaron en el tipo de actividad que se desarrolla. Por ejemplo: un ultramarinos, con espacios de frío, cámaras y expositores necesitará más potencia que, por ejemplo, una librería.

Revisar los kW de potencia contratada y comprobar si está adaptado a nuestras necesidades es un consejo de lo más sencillo pero no por eso indispensable. ¿Ya lo has comprobado?

Cómo ahorrar energía en una oficina pequeña

Además de revisar la potencia contratada, que es útil tanto para todo tipo de empresas como un pequeño comercio y una oficina, en estas últimas nos solemos encontrar nuestras auditorías con otro tipo de error muy común y también muy sencillo de mantener a raya: el stand by

Piensa por un momento en todos los aparatos que suele haber en una oficina: ordenadores, impresoras, fotocopiadoras, fax, servidores, cargadores, enchufes, lámparas de todo tipo. Tener desenchufados aquellos que no se utilizan supone ya un ahorro, pero mucho más supone olvidarse de la opción "stand by" o en espera cuando se va a pasar un tiempo prolongado sin uso (de un día para otro, en los descansos de medio día etc.)

En este enlace puedes simular el consumo de electrodomésticos y aparatos en stand by para que te puedas hacer una idea del ahorro que supone. Según diferentes estimaciones, el consumo en stand by es de hasta el 20% en una oficina pequeña. ¡Ahí es nada!

En la página web de Intelec Ingeniería Energética utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.